La patata: Cosechando el elemento principal de nuestros platos

Huerta y Jardín -

La patata: Cosechando el elemento principal de nuestros platos

En la actualidad, es posible que la patata sea el alimento más apreciado en la cocina. Por eso, en ésta oportunidad nos gustaría contarles un poco sobre el cultivo de la misma.

 

¿QUÉ ES LA PATATA?

La patata, un tubérculo con nombre científico Solanum tuberosum, es una especie de tipo herbáceo, perteneciente al género Solanum (al igual que el tomate) de la familia de las solanáceas.

Su origen se encuentra en América, específicamente en los países Perú y Bolivia.

Su historia comienza en las cercanías del lago Titicaca, en donde fue cultivada por sus habitantes hace unos 8000 años.

 

SU HISTORIA EN ESPAÑA

En España el cultivo de la patata se introdujo en el año 1570, desde donde viajó a toda Europa.

Su desarrollo comenzó en el siglo XVIII, siendo éste un cultivo marginal, adquiriendo importancia real 200 años después.

 

CARACTERÍSTICAS DEL CULTIVO

Es una planta de tipo herbáceo, con una parte aérea y otra subterránea de donde se originan los tubérculos (parte que consumimos los humanos y algunos animales, la patata como tal).

El suelo ideal para su cultivo, debe de tener una textura franca o franco-arenosa, para facilitar el drenaje y la aireación del mismo. La patata no acepta suelos arcillosos o con presencia de rocas, ya que los tubérculos no pueden desarrollarse correctamente.

Éste cultivo se desarrolla favorablemente en climas cálidos (en donde se adelanta la plantación), aunque también lo hace en climas más frescos.

En éstos últimos, la plantación suele retrasarse hasta los meses de marzo, abril o mayo, con el fin de evitar daños causados por heladas tardías.

La época de siembra dependerá del largo del ciclo del cultivo.

En cuánto a las variedades de patata más cultivadas en Galicia, podemos destacar las siguientes:

  • Kennebec: es la más consumida en Galicia, por el color de su carne (blanco) y su textura. Su ciclo es medio, transcurriendo unos 110 días entre la siembra y la recolección. 
  • Baraka: de ciclo más tardío, ésta variedad tiene una carne más dura, más amarillenta, y es más resistente a enfermedades. Se conserva mejor por más tiempo que la variedad anterior.  Su ciclo es de aproximadamente 130 días. 
  • Red Pontiac: patata de piel roja y de carne blanca, con buena aptitud para su cocción. Suele conservarse por menos tiempo que las anteriores variedades. 

Para la siembra, podemos comprar patata pre-germinada en diferentes formatos. Una vez adquirida, se recomiendo realizar cortes limpios, dejando al menos dos brotes en cada trozo. Luego, dejaremos los trozos extendidos en un lugar seco y poco iluminados, para que los cortes curen y la patata brote.

El terreno debe ser labrado y abonado previamente. Existen fertilizantes con composición 40-10-20 cuyas proporciones de nutrientes son adecuadas para el cultivo de la patata.

La patata de siembra debe enterrarse, dejando una distancia entre plantas de aproximadamente 40cm. La distancia óptima entre filas es de 60-70cm.

 

PLAGAS Y ENFERMEDADES QUE AFECTAN AL CULTIVO

Respecto a las plagas más comunes de la patata, mencionaremos las siguientes:

  • Escarabajo de la patata (Leptinotarsa decemlineata): es un coleóptero, cuyo reconocimiento resulta fácil, ya que los adultos presentan rayas amarillas y negras. En la primavera, éstos adultos se aparean y se alimentan de la planta huésped.

Las larvas (de color rojo con puntos negros) de éste insecto son las que generan el mayor daño en la parte vegetativa de la planta.

Existen insecticidas muy eficaces para el tratamiento de ésta plaga, que deben alternarse (utilizar diferentes materias activas), para evitar resistencias.

El momento óptimo para su aplicación, es cuando vemos las larvas, antes de que éstas causes importantes daños.

 

  • Gusano de Alambre (Agriotes spp.): también coleóptero, sus larvas son de color amarillo, ya que pasa la mayor parte de su vida en el suelo.

Estas larvas, se alimentan de los tubérculos de la patata, depreciando así las cosechas (en el tubérculo puede apreciarse el orificio de entrada, o la cicatriz que la larva deja).

Para su control, existen insecticidas para aplicar en el suelo, en el momento de la siembra (la aplicación debe realizarse en el surco).

 

  • Gusano Gris (Agrotis spp.): su larva provoca daños, tanto en el tubérculo como en la planta joven (atacando el cuello, por lo que la planta muere rápidamente). El gusano suele desarrollarse en suelos ricos en materia orgánica.

A pesar de que las labores culturales del suelo son muy importantes para combatir a esta plaga (expone las larvas y las pupas al sol), existen insecticidas para aplicar en el suelo al momento de realizar la siembra.

 

  • Pulgones de la patata (Aphis spp., Myzus spp.): son transmisores de las virosis de la patata y pueden causar daños directos e indirectos sobre el cultivo. Los daños directos, don muy difíciles de visualizar, ya que se deben a la alimentación de los pulgones (extraen savia de la planta y pueden infectarla con hongos).

Los daños indirectos, son la transmisión de virus. Utilizar una patata de siembra certificada, y el manejo de las malas hierbas son medidas importantes a tener en cuenta.

Existen insecticidas de suelo para combatir a los pulgones, así como insecticidas que pueden aplicarse en la parte vegetativa de la planta.

 

  • Nematodo del quiste (Globodera rostochiensis y Globodera pallida): son gusanos de tamaño pequeño, que se pegan a las raíces de las plantas de patata en forma de quistes. Los quistes son el cuerpo de la hembra, que contiene los huevos.

Este nematodo suele encontrarse en suelos frescos y sueltos, que favorecen el movimiento de las formas juveniles.

El daño que los quistes generan a las raíces, hace que la planta presente síntomas similares a los que muestras en situaciones de stress hídrico o falta de micro elementos.

Si no hay suficiente humedad en el suelo, cuando hay presencia de quistes, la planta frena su crecimiento, se marchita y muere.

La presencia de quistes en las fincas puede provocar que en las mismas, no se consiga cosecha.

Existen productos fitosanitarios para luchar contra ésta plaga.

 

Así como hemos mencionado algunas de las plagas de la patata, a continuación, comentaremos las enfermedades más importantes que puede presentar este cultivo:

  • Mildiu (Phytophtora infestans): las esporas de éste hongo, pueden permanecer en el suelo por muchos años. Por lo anterior, esta es una de las enfermedades más importantes de la patata.

El desarrollo de la enfermedad ocurre cuando existe una humedad relativa muy alta (valores que rozan el 100%) y la temperatura, en 8 horas, varía entre 12 y 22º.

Los primero síntomas, son manchas de color de color verde, cerca del borde de las hojas. Esas manchas se transforman en lesiones necróticas (marrones) que se extienden a los pecíolos de las hojas y al tallo.

Si se dan condiciones de humedad, se puede ver moho en los bordes de las necrosis y en el envés de la hoja.

En los tubérculos, puede verse una podredumbre superficial, de color marrón-rojizo que va penetrando hasta el interior del tubérculo.

Se recomienda realizar aplicaciones preventivas con fungicidas, alternando modo de acción para evitar resistencias cuando se prevean condiciones favorables para el desarrollo de la enfermedad.

 

  • Rizoctonia (Rhizoctonia solani): ésta enfermedad es provocada por un hongo. En los tubérculos maduros, suelen aparecer esclerocios de color marrón oscuro-negro. Alguna vez, también se ven grietas en el tubérculo.

 

Las plantas atacadas por la Rizoctonia suelen presentar tubérculos muy cerca de la superficie de la tierra. Además, presentan tubérculos aéreos que pueden presentar grietas y malformaciones.

El hongo afecta la brotación de la patata de siembra.

Existen fungicidas que deben aplicarse en condiciones favorables para la aparición de la enfermedad.

 

  • Alternaria (Alternaria solani): hongo que afecta principalmente a la parte visible de la planta (aérea) y en menos medida a los tubérculos.

La infección comienza por las hojas más viejas (las inferiores), apareciendo manchas pequeñas, que se van haciendo más oscuras a medida que crecen. Las manchas son ¨mate¨, es decir, no presentan brillo. El tejido ubicado cerca de las lesiones, adquiere aspecto amarillento (por clorosis, escasa producción de clorofila). Las manchas suelen estar delimitadas por la nervadura central de la hoja.

Si se dan condiciones de alta humedad en el ambiente, combinado a altas temperaturas, es recomendable la aplicación de fungicidas para prevenir la aparición de la enfermedad, intentando alternar modos de acción.

 

  • Fusariosis (Fusarium solani): éste hongo puede multiplicarse y conservarse en el suelo por largas temporadas. Genera daños en la parte aérea de la planta así como en los tubérculos.

En la parte aérea de la plante puede apreciarse amarilleamiento de las hojas viejas y marchitez de las mismas.

En la patata de siembra, se observan lesiones en las heridas que se extienden lentamente (podredumbre seca).

En la finca puede observarse que las plantas tienen diversos tamaños (desiguales).

El único tratamiento, es utilizar fungicidas en la patata de siembra, principalmente si es troceada. 

Para las enfermedades como VERTICILOSIS, SARNA COMÚN, PIE NEGRO Y PODREDUMBRE PARDA no hay método de control químico disponible.

 

Esperamos que toda esta información sobre la patata sea de vuestra ayuda, tanto para el cultivo de la misma como para cuidar el mismo y poder evitar plagas o enfermedades.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados