La oruga enemiga de nuestro perro

Mascotas -

La oruga enemiga de nuestro perro

Los perros y las orugas procesionarias no son una pareja bien avenida. Este insecto de aspecto característico y comportamiento particular es muy peligroso para ellos, tanto es así, que puede llegar a causarles la muerte si no se actúa con diligencia.

En este post de ComercialMida.es te contamos porqué los perros tienen que mantenerse alejados de ellas y cómo evitar su contacto.

Inherente a la llegada de la primavera vienen las alergias y también alguna que otra plaga. Es el caso de la oruga procesionaria, un clásico de nuestros bosques y parques, que surgen con la llegada del buen tiempo. Todos, en alguna ocasión, las hemos visto desplazándose en filas indias (de ahí su nombre común de "procesionarias) en el suelo que no pasan desapercibidas.

También conocida como procesionaria del pino, vive en los bosques de pinos y cedros de toda la Península y Baleares, no obstante, no suelen ser comunes en las zonas lluviosas o por encima de los 1500m de altitud.

Los cachorros, debido a su curiosidad, sus ganas de jugar con todo y su tendencia a comer cualquier cosa que encuentran, suelen tener más riesgo de entrar en contacto con la oruga procesionaria con respecto a los perros adultos.

Si nuestro cachorro se encuentra en el parque explorando sin supervisión y se acerca a la hilera de orugas, las olfatea, las lame o se las come, podemos tener un grave problema.

 

¿Porqué la procesionaria es peligrosa para los perros?

    Este gusano posee unos pelos urticantes que producen necrosis en la lengua e inflamaciones en la garganta de los peludos. Tan sólo con tocarla u olerla ya pueden sufrir importantes reacciones alérgicas. Si nuestro perro se come la oruga también es habitual que vomite y que en sus vómitos aparezcan trozos de la misma.

    Según la importancia y severidad de las lesiones ocasionadas en las zonas afectadas pueden llegar a provocar necrosis en los tejidos, teniendo así que llegar a amputarle partes de la lengua por haber provocado lesiones irreversibles.

    También puede provocar otros daños importantes en los ojos, concretamente en córnea y conjuntiva.

     

    ¿Cómo sabemos si el perro ha estado en contacto con una procesionaria?

      Tratará de rascarse la boca porque le dolerá. Los síntomas visibles son inflamación de labios, boca e incluso de la cabeza.

       

      ¿Qué tenemos que hacer si el perro tocó una procesionaria?

        Podremos lavarle la boca con agua templada pero lo más importante es ir rápidamente al veterinario para que puedan dar a tu perro un tratamiento con corticoides de acción rápida para disminuir las lesiones.

        El resultado si no se actúa con rapidez puede ser desde la necrosis de parte de la lengua a la muerte.

        Si la infección llega a la laringe puede morirse por asfixia.

         

        Consejo de ComercialMida.es 

        Evita pasear con los perros en los meses de marzo a abril en zonas de pinos y cedros durante el periodo de riesgo.

        No dejes que tu perro se acerque a las orugas ni a los nidos.

        Si tu perro olisquea o, peor, lame a una de estas orugas debes llevarle inmediatamente al veterinario.


        Dejar un comentario

        Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados