Semillas: Definición, tipos, germinación y almacenamiento

Huerta y Jardín -

Semillas: Definición, tipos, germinación y almacenamiento

En la antigüedad, los agricultores debían producir y almacenar su propia semilla. Al irse intensificando la producción agrícola a nivel mundial, aumentó la demanda de semillas, tanto en cantidad como en calidad. Actualmente, en los países desarrollados las semilleras han logrado alcanzar un producto de calidad que se adapte a las necesidades del agricultor moderno.

Las semillas son la unidad de propagación de las plantas que deriva del óvulo fecundado, en las angiospermas (plantas con flor) y en las gimnospermas. En el caso de las angiospermas, el óvulo se forma dentro de un ovario. Las gimnospermas por otra parte, tienen semillas desnudas, no contenidas dentro de un fruto. El grupo de las angiospermas, se dividen en monocotiledóneas (un solo cotiledón) y dicotiledóneas (dos cotiledones).

Su función es la de aumentar la cantidad de individuos de una especie y perpetuarla, tanto en el espacio como en el tiempo. Tiene un embrión, reservas para nutrir a la planta en sus primeras etapas y una cubierta seminal cuya función es de protección. Para que la semilla cumpla su función, el embrión se debe transformar en plántula y luego en una planta.

 

 

Las semillas pueden clasificarse según la resistencia que tienen a la desecación. Las semillas ortodoxas, son resistentes a la pérdida de agua y son aún viables cuando alcanzan bajos contenidos de humedad. En el caso de las recalcitrantes, no son resistentes a la desecación.

 

GERMINACIÓN DE LAS SEMILLAS

Dentro de la semilla, el embrión se encuentra en un estado de latencia. Para que la germinación ocurra, se deben dar una serie de condiciones ambientales favorables: presencia de humedad, oxígeno y temperatura adecuada. Cuando la semilla absorbe agua, comienzan en ella una serie de reacciones de tipo metabólico. El alargamiento celular del embrión provoca la rotura de la cubierta seminal. A pesar de que existan condiciones favorables, algunas semillas no germinan. Esto se debe a un estado de latencia.

La germinación se puede dividir en tres fases:

 

La duración de las fases depende de algunas de las propiedades de las semillas (permeabilidad de la cubierta seminal y capacidad de hidratarse). Hay factores externos e internos que afectan la germinación. Los externos se relacionan a las condiciones ambientales y los internos al grado de madurez y viabilidad de las semillas.

 

TIPOS DE GERMINACIÓN

Según la posición de los cotiledones con respecto al suelo existen dos tipos de germinación:

  • Epigea: los cotiledones salen a la superficie debido a un gran crecimiento del hipocótilo. Los cotiledones, se transforman en órganos capaces de realizar fotosíntesis. Luego se desarrollaran las hojas. Las leguminosas son un ejemplo de éste tipo de germinación.
  • Hipogea: los cotiledones quedan bajo tierra. Las hojas verdaderas son los primeros órganos fotosintetizadores. Germinación característica de los cereales.

 

MANEJO Y ALMACENAMIENTO DE LAS SEMILLAS

Una vez que la planta completa su crecimiento y su fase reproductiva, puede cosecharse la semilla. La calidad de una semilla se mide por su capacidad de germinar y dar lugar a una planta sana. Este es un factor muy importante, y debe tenerse en cuenta siempre, ya que un cultivo puede tener una calidad más baja que la semilla utilizada, pero nunca ser superior a la misma. La cosecha debe realizarse cuando el contenido de humedad es adecuado (varía según el tipo de semilla), evitándose así pérdidas por exceso o déficit de humedad. Luego, se debe proceder a la clasificación de las mismas, con el fin de separar impurezas (semillas de malas hierbas, hierbas, tierra, semillas del propio cultivo que estén quebradas o enfermas). Una vez finalizados dichos procesos, las semillas pueden envasarse o guardarse en silos o almacenes para utilizarse en siembras posteriores. El almacenamiento de las semillas recalcitrantes es muy dificultoso ya que deben almacenarse en ambiente húmedo, ambiente propicio para el desarrollo de microorganismos.

 

Consejo de Comercial Mida

Recomendamos utilizar siempre semillas de calidad para que, independientemente de las condiciones ambientales, el agricultor tenga desde el primer momento mayores posibilidades de alcanzar una cosecha de calidad.

Para el almacenamiento de semillas, debemos respetar siempre los niveles de humedad.

En las semillas comerciales, debemos seguir siempre las indicaciones de la industria semillera.

Nuestras Semillas


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados