El ganado lechero y su producción: Una primera aproximación

Ganadería -

El ganado lechero y su producción: Una primera aproximación

Cómo siempre que se aborda un tema, es necesario realizar aclarar algunos conceptos. De la Real Academia Española obtenemos las siguientes definiciones:

  • Ración: Parte o porción de alimento que se da tanto a personas como animales.
  • Alimento: Cada una de las sustancias que un ser vivo toma o recibe para su nutrición.
  • Ingrediente: Componente que entra con otros en un remedio, una bebida, un guisado u otro compuesto.
  • Nutriente: Es el que nutre y nutrir es aumentar la sustancia del cuerpo animal o vegetal por medio del alimento, reparando las partes que se van perdiendo en virtud de las acciones catabólicas.

 

DIGESTIÓN DE LOS RUMIANTES

Conocer el aparato digestivo de los rumiantes y su función nos permitirá saber qué tipo de alimentos debemos aportarles. Los rumiantes, como ser las vacas, ovejas y cabras son herbívoros, tienen un estómago con cuatro divisiones (de las que se destaca el rumen) y son los únicos capaces de digerir la celulosa (fibra) a nivel ruminal.

Es de destacar que el rumiante cuando nace no tiene un rumen funcional, debiendo sufrir el mismo un proceso de adaptación. Por eso, el agregado de fibra en la dieta en etapas tempranas debe ser gradual para estimular el desarrollo del rumen. La rumia es la regurgitación del alimento, seguida de una remasticación, reensalivación y nueva deglución.

 

NECESIDADES NUTRICIONALES DE LOS RUMIANTES

Las necesidades nutricionales de los animales deben estar cubiertas por los alimentos que se les ofrecen.

Agua

Elemento imprescindible. Requerido en grandes cantidades. Debe ser de calidad

Energía

Se obtiene del metabolismo de carbohidratos y grasas

Proteína y aminoácidos

Requeridos para el desarrollo de tejidos y para procesos metabólicos

Fibra

Base de la dieta de los rumiantes. Son los únicos capaces de aprovechar a celulosa y transformarla en energía

Minerales

Forman parte del tejido de sostén

Vitaminas

Son requeridas en cantidades muy bajas

 

Los requerimientos nutricionales de los animales pueden dividirse en:

  • Mantenimiento: son las necesidades de animal para desarrollar su actividad física y mantener sus funciones vitales. Varían según el peso vivo del animal.
  • Crecimiento
  • Gestación
  • Producción: son los requerimientos nutricionales del ganado para sostener un nivel de producción determinado.

Cabe destacar que, la falta o exceso de un nutriente en la dieta del ganado, producirá un desequilibrio que, además de afectar la producción, puede comprometer la salud de los animales. Por eso, al formular la ración, se debe considerar el equilibrio energía-proteína de la misma y que las necesidades de fibra estén cubiertas, para evitar desequilibrios a nivel ruminal.

 

ALIMENTACIÓN DEL GANADO

Consiste en brindarles a los animales todos los nutrientes necesarios para mantenerse y alcanzar los niveles de producción deseados por el ganadero, manteniéndolos además con buena salud. Las necesidades nutritivas no son iguales para cada animal, ya que se ven afectadas por el nivel de producción, la genética y las condiciones ambientales, entre otras.

En el día a día de las explotaciones, se deben diferenciar los requerimientos globales del aporte real, estableciendo un margen de seguridad. Dicho margen se establece con el fin de asegurar que todos los animales coman, ya que dentro de los rebaños existe la dominancia y no todos acceden a la misma cantidad de alimento.

 

Alimentación de los terneros

Una vez que el ternero nace debe ingerir calostro a la mayor brevedad posible, directamente de la madre o en un biberón o cubo. Ésta alimentación durará hasta el destete. En éste lapso de tiempo, se le dará una alimentación líquida (calostro y leche) y sólida (pienso y forraje). Los primeros tres días se le debe suministrar calostro. A partir del cuarto día se le debe brindar lacteorremplazantes de calidad (altos niveles de proteína derivada de subproductos lácteos) que se consiguen en el mercado. Pasadas las dos semanas de vida, se le debe ofrecer alimentación sólida a voluntad o en pequeñas cantidades varias veces en el día. Dicha alimentación debe consistir en un pienso de arranque acompañado de hierba seca de buena calidad.

 

Alimentación de la recría

En las hembras, el período va desde el destete hasta el parto. Al ser un período prolongado, los animales tienen diferentes requerimientos nutricionales a lo largo del mismo. Mientras las terneras no tienen 4 meses de edad la alimentación se basa en forrajes secos de calidad y piensos con alto tenor proteico. A partir de los 4 meses, se pueden incluir ensilados aunque en pequeñas cantidades.

Entre los 6 meses y el año de vida, se les puede brindar cualquier tipo de forraje y pienso de alto tenor proteico, en mayores cantidades que en la etapa anterior.

A partir del año de edad, pueden ser alimentados con cualquier tipo de forrajes y concentrados, bajo forma de ración. La misma debe respetar un equilibrio entre la energía y proteína y debe permitir que los animales continúen con su desarrollo, pero no engorden.

 

Alimentación de las vacas en producción

La alimentación en ésta etapa depende del momento del ciclo productivo en el que se encuentre la vaca y del nivel de producción. La lactación, en promedio, dura 10 meses y la sigue un período de secado de dos meses aproximadamente. La cantidad de leche producida alcanza su pico a los 45 días y luego va descendiendo de forma gradual hasta el secado. En ésta etapa, se tienen en consideración los requerimientos de mantenimiento, producción, gestación (último tercio) y crecimiento (hasta el primer parto).

La energía en la ración es aportada por los carbohidratos, en forma de azúcares y almidón (disponibilidad rápida) y fibra digestible (disponibilidad lenta). Las grasas también proporcionan energía, pero su concentración en la ración debe ser limitada (3-5% de la materia seca de la ración). En la primera etapa de la lactación, dada la baja ingesta de alimento por parte de las vacas, las mismas pierden condición corporal. Una vez pasado el pico de lactación, las necesidades energéticas bajan por lo que el porcentaje de concentrado en la ración puede disminuirse.

La proteína ingerida por la vaca puede tener distintos orígenes, y es aprovechada por los microorganismos del rumen para la formación de proteína microbiana. Ésta es la proteína verdaderamente aprovechada por la vaca. El nitrógeno no proteico contribuye a la formación de proteína microbiana. En el primer período de la lactancia, una buena porción de la proteína de la ración debe ser bypass (proteína que escapa de la fermentación ruminal) para evitar desequilibrios en el aparato digestivo de las vacas.

 

Alimentación de las vacas secas

En éste período, es necesario cubrir los requerimientos del animal y evitar variaciones en la condición corporal del mismo, por las complicaciones que esto podría provocar en el parto y la etapa posterior al mismo. Se debe brindar a las vacas secas suficiente cantidad de fibra y limitar el consumo de granos. En las semanas próximas al parto, los animales deben acostumbrarse de forma gradual a la ración que consumirán una vez paridas.

 

SISTEMAS DE RACIONAMIENTO

Hay tres sistemas de racionamiento, que difieren en algunos aspectos:

  • NRC 2001 (National Research Council, EEUU)
  • INRA 2007 (Institute National de la Recherche Agroalimentaira, Francia)
  • CNCPS (Cornell Net Carbohydrate and Protein System, EEUU)

 

Consejo de Comercial Mida

Para la alimentación del ganado vacuno no hay una receta. La formulación de la dieta requiere conocimientos y asesoramiento. Para la elaboración de la ración utilizar siempre materias primas de calidad, ya que esto se verá reflejado en el la producción a obtener y en el estado sanitario del rebaño. Realizar analíticas de silos y piensos de forma periódica permitirá tener un conocimiento más real de los nutrientes aportados en la dieta.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados