Control de ácaros: uso de acaricidas

Huerta y Jardín -

Control de ácaros: uso de acaricidas

Los ácaros son una subclase de los arácnidos, y son uno de los grupos animales más antiguos del planeta tierra. Se conocen cerca de 50.000 especies de ácaros a nivel mundial, aunque se estima que pueden existir más de 100.000.

El cuerpo de los ácaros está generalmente dividido en dos segmentos, el cefalotórax (cabeza unido al tórax) y el abdomen, que están fusionados. Tienen  cuatro pares de patas y dos pares de apéndices dedicados a la alimentación y funciones sensoriales. Su visión solo les permite ver diferentes intensidades de luz. Estas características son las que los diferencian de los arácnidos y los insectos.

De forma general, puede decirse que el ciclo de vida de los ácaros se divide en 4 fases:

Fuente: adaptado de ETSIAAB-UPM

 

El estadío ninfa puede tener varias subfases según la especie de ácaro y solo en la fase adulta pueden reproducirse. En la mayoría de las especies existen hembras y machos, que se diferencian por la forma de su cuerpo.

Los ácaros, con su aparato bucal penetran la planta. Una mancha clorótica se genera en cada punto y las hojas pueden llegar a caerse, lo que puede llevar a la muerte de la planta. Se ha demostrado que incluso una baja densidad de población de ácaros en un cultivo genera un cierre de los estomas de la planta, reduciéndose la evapotranspiración y la fotosíntesis de la misma.

Los acaricidas son productos fitosanitarios que tienen como función la eliminación, el control o la prevención de la presencia y acción de los ácaros sobre un cultivo. El grado de control de ácaros que se obtiene con la aplicación de acaricidas dependerá de los siguientes factores:

  • La especificidad del acaricida con el ácaro presente: el hábitat, la actividad y la alimentación del ácaro influencian la efectividad de los acaricidas.
  • Las propiedades del acaricida en cuanto a su formulación y método de aplicación: la susceptibilidad a los acaricidas varía según la fase del ciclo vital en la que se encuentra el ácaro. Cada acaricida efectivo debe ser tóxico para una única fase del ciclo vital, pero dejando residuos que perduren a lo largo del mismo.
  • La relación existente entre el método de aplicación y la distribución de la plaga en la planta: cuando un cultivo es denso, los productos de contacto no llegan a todas las partes de la planta.
  • El efecto residual del acaricida

 

En cuanto al mecanismo de acción de los acaricidas, éstos se clasifican en los grupos detallados a continuación.

 

Punto de acción primario

Subgrupo químico o materia activa principal

 

Sistema nervioso y muscular

 

Avermectinas, Milbemectinas, Diamidas

 

 

Sistema nervioso

Carbamatos, Organofosforados, Piretroides, Piretrinas, Neonicotinoides, Spinosines, Pimetrozina, Flonicamid, Indoxacarb, Metaflumizona

 

 

Regulación del crecimiento

Fenoxicarb, Piriproxifén, Clofentezín, Hexitiazox, Benzoilureas, Buprofezín, Ciromazina

 

 

Metabolismo de la energía

Acaricidas estañados, METI, Acequinocil, Fosfinas

 

 

Sistema digestivo

Bacillusthuringiensis

 

 

Síntesis lipídica

Derivados de los ácidos tetrónico y tetrámico

 

 

Consejo de Comercial Mida

El uso sucesivo del mismo principio activo puede generar resistencia. La misma es heredable, y se genera a nivel poblacional. El manejo de la resistencia es una herramienta que permite preservar la eficacia de los plaguicidas por lo que se recomienda no utilizar de forma sucesiva el mismo principio activo y siempre respetar los intervalos de aplicación recomendados por los fabricantes. Así mismo también deben considerarse medidas no químicas para el control de plagas.

 

Esperamos que este artículo os haya servido de ayuda. ¡¡Gracias por leernos!!

 

Aquí os dejamos el enlace de nuestros productos acaricidas:

https://www.comercialmida.es/collections/acaricidas

 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados